La lombricultura es una actividad centrada en la crianza de lombrices, las que posteriormente se utilizan para diversos fines. Tradicionalmente se ha asociado el aspecto comercial de la lombriz con el negocio de la pesca. Sin embargo, ésta es tal vez la menor de sus aplicaciones.
La carne de la lombriz se transforma en harina de altísimo valor proteico y más importante aún su cantidad de aminoácidos esenciales. Más de un 70% de proteínas de alto valor biológico hacen que este anélido aparezca como una de las grandes soluciones a los problemas nutricionales de la humanidad.
Es utilizada en la alimentación animal, y es procesada por importantes laboratorios internacionales, aplicándola en suplementos dietarios de uso humano. Se la usa viva, como alimento para peces y ranas, tanto en acuarios como criaderos.
En la industria farmacéutica se utiliza el colágeno presente en ellas y a partir del líquido celomático se han elaborado antibióticos. La medicina también ha puesto en estudio a este anélido por su capacidad de regeneración en los tejidos y su inmunidad al medio contaminado en el cual vive.
Otro de sus aspectos a tener en cuenta es el de la producción de humus, que está íntima e inseparablemente ligado al reciclado de basura: "come basura y excreta humus". Transforma un grave problema en el más rico fertilizante orgánico y recomponedor de suelos.

Crianza de la Lombriz

En general, podemos decir que la Eisenia Foétida (la especie comúnmente conocida como "lombriz roja californiana") puede criarse en cualquier lugar. Lo más común es el criadero al aire libre, haciendo cunas de 1 a 2 m de ancho por el largo que se desee.
En este caso la cuna, que no es más que "un espacio rectangular", se la puede hacer simplemente apilando el alimento sobre el suelo o delimitarla con maderas, ladrillos, bloques de cemento, etc.
También está¡ la posibilidad, para aquellos casos en los que los espacios son reducidos, como son los sectores urbanos, criarlas en nuestro innovador sistema de reciclaje doméstico: Wormsbox.
La comida que se les brinde debe ser materia orgánica que vive y muere parcial o totalmente descompuesta. Ésta debe dárseles periódicamente y en cantidad suficiente para satisfacer sus requerimientos.

Se debe poner cuidado en cuatro detalles:

  • - Proporcionarles el alimento necesario: debe estar humedecido y con el debido grado de descomposición. Se puede calcular la cantidad con del siguiente ejemplo: un kilo de lombrices comerán su peso en "alimento húmedo".
  • - Mantener la humedad de la cuna: ésta se mantendrá si el alimento está correctamente humedecido, de los contrario se la puede regar manualmente con regadera en pequeñas superficies; o con algún sistema de riego alternativo en importantes extensiones.
  • - Cuidar el pH: debe estar próximo a 7 (neutro). Se lo puede medir con cintas muy económicas comercializadas para tal fin y en casos de niveles no convenientes es muy sencillo de corregir.
  • - Controlar la temperatura: nos referimos al frío o calor intensos, que obstaculizan el normal desarrollo de la lombriz. Es recomendable cubrir la cuna con una capa de paja.

 

Aproximadamente a los cuatro meses de comenzada la actividad, las lombrices habrán aumentado su población, por lo que se deberá duplicar el espacio de la cuna y la cantidad de alimento diario. Y así se continuará repitiendo este procedimiento cada cuatro meses.
A medida que transcurre el tiempo, la cuna contendrá mayor cantidad de humus, pudiendo extraerlo y almacenarlo.

 

Informe Científico

Las lombrices son animales invertebrados. Forman el grupo de anélidos (gusanos segmentados) encontrados en todos los terrenos húmedos del mundo. En la actualidad se conocen entre 6 y 7 mil especies diferentes de lombrices, siendo la más conocida la Lumbricus Terrestris (lombriz de tierra). Ésta vive exclusivamente en la tierra y se alimenta de la materia orgánica descompuesta presente en los suelos. No todas las especies de lombrices son aptas para la cría. La mayoría, requiere condiciones muy precisas y difíciles de lograr.

Sin embargo existe una especie, llamada Eisenia Foétida, conocida como lombriz roja californiana, que no sólo es la que mejor se adapta al cautiverio, sino que posee características sorprendentes. Se alimenta de bacterias, hongos, actinomicetos, algas microscópicas y protozoos, que se producen de forma natural en los procesos de descomposición de la materia orgánica.

En estado adulto mide entre 3,5 cm y 8,5 cm de largo y de 3 a 5 milímetros de diámetro. Su peso promedio es de 1 gramo. Son hermafroditas, ya que poseen órganos reproductores masculinos y femeninos aunque necesitan aparearse, y depositan sus huevos protegidos en una cápsula llamada cocón cada diez días, refiriéndonos siempre a lombrices adultas. Estos huevos eclosionan a las 2 ó 3 semanas de puestos. Alcanzan la madurez sexual luego de 6 a 10 semanas. Son inmunes a las enfermedades y tienen una increíble capacidad de regeneración. La longevidad de esta especie se estima en promedio en 15 años.

De naturaleza estiercolera, es capaz de ingerir también grandes cantidades de cualquier desecho orgnáico en descomposición. Es muy voraz, llegando a comer hasta su propio peso por día. De esta ingesta, excreta entre el 50 y 60 % convertido en un nutriente natural de altísima calidad, conocido como lombricompuesto o humus de lombriz.

 

Dejanos tu Consulta

Facebook

Recibi nuestro Boletin

boletin
falun 1 falun 2 falun 3

WebMaster Fatero power by SEO Argentina