Rosas: las flores que no puede faltar en tu jardín

rosas-principal

Las rosas son las plantas ideales para todos aquellos que aprecien tener un elegante jardín sin gastar demasiado tiempo ni dinero.

Estas hermosas flores, además de desplegar belleza, colorido y volumen, son muy fragantes y sencillas de cuidar.

Los cuidados de las rosas dependen mucho de si éstas están plantadas en una terraza o en un jardín. Un rosal adulto de unos 3 años tiene raíces profundas y poderosas que le permiten encontrar y aprovechar el agua subterránea que pueda necesitar.

En los rosales de jardín solo tenemos que preocuparnos por los ejemplares más jóvenes que aún no disponen de esas raíces profundas y que, por tanto, necesitan de un riego regular, aunque nunca excesivo.

Riega directamente en su base para asegurarte de no mojar su follaje, porque esto podría propiciar la aparición de enfermedades, lo que sí puedes hacer es exfoliar sus hojas con humus líquido.

Otro detalle para asegurar la humedad es colocar un manto de hojas o de paja en la base de los rosales.

En los rosales en miniatura plantados en macetas debemos tener la misma precaución que con los rosales jóvenes cultivados en el exterior, cuidando que la tierra de la maceta siempre esté húmeda.

Lo ideal es optar por una maceta de barro ya que este material permite una ventilación perfecta para las plantas.

Mantenimiento de las rosas

rosas-multicolor

Eliminación de flores marchitas: cumple dos propósitos, el primero de ellos es estético, ya que un rosal luce más bello sin rosas marchitas. El segundo es funcional, ya que eliminando las flores marchitas estimulamos la aparición de nuevos brotes.

Poda: elimina los tallos que no produzcan rosas, ya que éstos agotan al rosal. Pódalas lo más cerca posible del tronco. Además córtalos en ángulo opuesto para evitar acumulación de agua. Si tienes guantes de jardinería colócatelos para evitar las pinchaduras con espinas.

Fertilización: antes de la primera gran floración es conveniente aplicar fertilizante orgánico por ejemplo humus sólido. Puedes sumirlo en la tierra y éste se disuelve progresivamente. Además es aconsejable aportarles a los rosales ese fertilizante orgánico de una forma regular, desde el inicio de la primavera hasta finales de verano para mantener las rosas lozanas.

Los colores de las rosas y sus significados

Hay muchos y variados colores de rosas. La sabiduría popular les ha asignado a cada color un significado que ahora te compartimos:

rosa-roja

Rosas rojas: no sólo son un símbolo del amor, sino que un simple amigo te las puede enviar haciendo halago a la belleza y al respeto que los une.

rosa-blanca

Rosas blancas: son el símbolo de la pureza y de la inocencia. Normalmente, es el color elegido por las novias para sus ramos de flores el día de la novia porque significa que durará toda la vida.

rosas-rosas

 

Rosas rosadas: significa el aprecio y confianza que tienes por alguien. Si el color del ramo de flores es rosado suave, significa admiración, simpatía y frescura.

rosa-naranja

Rosas amarillas: significan satisfacción y alegría y son una buena forma de festejar entre amigos un cumpleaños o un día significativo.

rosa-naranja-II

Rosas naranjas: denotan entusiasmo y deseo pasional.

rosa-azul

Rosas azules: significan confianza, reserva, armonía y afecto.

rosa-verde

Rosas verdes: significan esperanza, descanso juventud y equilibrio.

rosa-violeta

Rosas violetas: dan a entender calma, autocontrol, dignidad y aristocracia.

Agua de rosas

agua de rosas

El agua de rosas es un subproducto de la destilación de los pétalos de las rosas para la producción de aceite de rosas, con un sabor muy perfumado y un aroma de rosa muy concentrado.

Como un componente muy popular, en Oriente Medio el agua de rosas aromatiza, entre muchas otras cosas, cremas, pastas, helados e incluso algunos platos de aves de corral. En el mundo entero el agua de rosas se utiliza en cosmética como fragancia.

Crea  tu propia agua de rosas

Elaborando agua de rosas con tus propias manos de una manera sencilla y rápida, podrás beneficiarte de sus propiedades para uso diario.

Lo que necesitaremos es solo un litro de agua y aproximadamente 200 gramos de pétalos de rosa.

Para empezar debemos poner el litro de agua en la sartén y junto a ella pondremos a hervir los pétalos de rosa en el interior. Luego herviremos los pétalos a fuego lento durante aproximadamente dos horas.

Al acabar las dos horas comprobarás que ya no tienes el litro de agua inicial debido a la ebullición, pero aún así tendrás una cantidad de agua de rosas más que considerable y, sobre todo, una fragancia muy natural, ya que no se ha utilizado ningún tipo de producto químico.

Debemos dejar que el agua se enfríe de forma natural. Una vez fría totalmente la colocaremos en un recipiente de vidrio para evitar que cualquier tipo de otro material entorpezca el aroma del agua de rosas.

Usos del agua de rosas

El agua de rosas es muy útil no sólo para la limpieza de la piel, sino que también te permitirá aromatizarla dependiendo de la cantidad que le apliques. Ésta no crea un perfume demasiado intenso, pero sí un aroma fresco muy ligero y sutil, en especial para cualquier persona a la que le gusten las rosas. Para aplicarla puedes utilizar un paño o un algodón.

Entre sus usos más destacados encontramos el de humectante natural para la piel, suavizante para cabellos, lociones para después del afeitado, tisanas anti estrés, calmante para pieles sensibles, antiséptico contra infecciones, ayuda contra la piel grasa y el acné, soluciones antiojeras, etc.

Dicen que un jardín sin rosas no es un jardín. Sea cual sea su color o textura, siempre cumplirán su función de embellecer, realzar y engalanar los espacios. ¿Tienes rosas? Cuéntanos tu experiencia.

Mantenete informado de todas las novedades siguiéndonos en Facebook, Twitter o a través de nuestro boletín vía email.

Reciba nuestro Boletín