“Un gran aliado comercial de la fertilidad es el Humus líquido Worms”

field-agriculture-farm-grass

Fertilizantes orgánicos, la restitución y el equilibrio más natural

El suelo del parque, del jardín o de la huerta van perdiendo su fertilidad a medida que retiramos material verde de cada uno de estos sistemas ya sea cosechando, haciendo los cortes de césped, podando, cortando las flores, entre otras tareas, evitando de esta manera que el suelo haga una restitución natural de nutrientes.

¿Qué significa que un suelo sea fértil?

Un suelo fértil es un organismo vivo, y su fertilidad no depende de la cantidad de nutrientes que contiene, sino de la capacidad que tiene para generarlos. Un suelo saludable y lleno de vida, generará fertilidad de forma equilibrada.

La fertilidad es la capacidad vital que tiene el suelo para proporcionar a las plantas todo lo que estas necesitan para crecer saludablemente.

Cuando intervenimos intentando restituir los nutrientes, deberíamos ser muy cuidadosos en la elección y en la cantidad del fertilizante a aplicar. La teoría de la Trofobiosis señala que la susceptibilidad de una planta a ser atacada por una plaga o una enfermedad aumenta si hay un desequilibrio en la proporción de nutrientes. Si por ejemplo, aumenta solamente el Nitrógeno sin aumentar los otros nutrientes, las plantas crecen más, pero son parasitadas. Los aficionados a las rosas lo ven claramente cuando al excederse en las fertilizaciones, los pulgones invaden los botones florales.

Hay una amplia oferta comercial orgánica basada en esta forma de comprender y cuidar la fertilidad de los suelos de los jardines y los sustratos de las macetas.

Un gran aliado comercial de la fertilidad es el Humus líquido Worms. Yo lo aplico por riego o vía foliar. No sólo aporta nutrientes de manera equilibrada sino que además corrige y regula el pH del suelo, promueve la resistencia a las heladas, la sequía y al ataque de patógenos. Plantines, flores, hortalizas, arbustos, herbáceas reciben el saludable aporte de este humus líquido.

Ante la pérdida de la fertilidad de nuestro suelo es importante recordar las palabras de la Dra. Ana Primavesi, genial investigadora y especialista en el manejo ecológico del suelo:

La materia orgánica y el compost no son abono químico en forma orgánica, sino alimento para la vida del suelo que moviliza los nutrientes”  y el humus líquido es un excelente vehículo.

Gabriela Escrivá

www.ecoeducativa.com

Mantenete informado de todas las novedades siguiéndonos en Facebook, Twitter o a través de nuestro boletín vía email.

Reciba nuestro Boletín