El compost es uno de los mejores abonos orgánicos que se puede obtener en forma fácil y que permite mantener la fertilidad de los suelos. Es el resultado de un proceso controlado de descomposición de materiales orgánicos debido a la actividad de alimentación de diferentes organismos del suelo (bacterias, hongos, lombrices, ácaros, insectos, etc.) en presencia de aire (oxígeno).

El compostaje es tan viejo como el mundo, hoy potenciado con nuevos aportes biotecnológicos. Es aeróbico, porque es necesario el aporte de oxígeno para conseguir temperaturas más altas, acelerar el proceso, eliminar olores y la mayoría de agentes patógenos, parásitos, semillas indeseables.

Debe mantener una humedad de un  55/60%, y una temperatura cuyo rango oscile entre 40º a 45º C,  que es la que permite trabajar a los microorganismos que se caracterizan por modificar el pH de los materiales y llevarlos a neutro, fijando nitrógeno.

Presentaciones

  • 40 dm3
  • 75 dm3
Mantenete informado de todas las novedades siguiéndonos en Facebook, Twitter o a través de nuestro boletín vía email.

Reciba nuestro Boletín